En la década de los sesenta, la población residente en Creta, sur de Grecia y en la parte meridional de Italia tenía una esperanza de vida entre las más altas del mundo y todo ello a pesar de las limitaciones existentes en los servicios médicos. El infarto de miocardio es casi desconocido y el cáncer apenas existe. Esta realidad que ha sido conocida en el mundo entero gracias al Estudio de los Siete Países, tal vez el prinicipal estudio para la investigación sobre la relación entre Dieta Mediterránea y Enfermendades del Corazón, puso de manifiesto que la dieta, el estilo de vida y el entorno, (clima y factores ambientales) tienen una gran importancia en la salud.

A raiz de este estudio, la dieta mediterránea se ha impuesto como patrón dietético en todo el mundo. Pero no debemos olvidar que la población de Creta o Italia tenía un estilo de vida que también era el responsable de proporcionarle su buena ración diaria de salud para el cuerpo y la mente. Volver a los sesenta, (fecha en la que se realizó este estudio), con su mundo de valores y necesidades es imposible. Pero no cabe duda que nuestro estilo de vida y la forma de encarar cuanto nos sucede repercute en nuestro organismo.

Desde diferentes ámbitos se está recomendando el modelo de dieta mediterránea para reducir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes, lo cual es un gran paso. Pero vivir más y mejor es también una cuestión de mente y de objetivos en la vida.

RECOMEDACIONES DE LA COMUNIDAD CIENTIIFICA

En la conferencia internacional sobre Dieta Mediterránea que tuvo lugar en el Royal College of Physicians de Londres en enero del 2000 se llegó a la conclusión de que la dieta mediterránea tradicional tiene efectos positivos para la salud, concretamente en la prevención de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes. El nuevo consenso científico ha sido firmado por 50 expertos internacionales en medicina y nutrición procedentes principalmente de Europa y Estados Unidos. En su declaración de consenso se puede apreciar el modo en que los alimentos de la dieta mediterránea contribuyen a la salud. Concluyendo lo siguiente:


----Enfermedades cardiovasculares

Los factores dietéticos a tener en cuenta para la prevención de la aterosclerosis son :

>Una reducción sustancial de la grasa saturada
>Una sustitución de las grasas saturadas por grasas insaturadas, preferiblemente aceites y grasas monoinsaturadas
>Consumo de pescado azul
>Un mayor consumo de frutas, verduras y cereales integrales


Los posibles mecanismos en virtud de los cuales los factores dietéticos reducen los riesgos de enfermedades coronarias incluyen los siguientes:

> Una mejora del perfil lípidico en sangre (disminución del colesterol de las LDL - lipoproteínas de baja densidad) y de los triglicéridos y aumento o mantenimiento del colesterol de las HDL -lipoproteínas de alta densidad.
> Una disminución en la oxidación de los lípidos
>Un menor riesgo de aterotrombosis
>Una mejora de la función endotelial
>Una mejora en la insulinoresistencia



-----Cáncer

Las dietas ricas en frutas, verduras y cereales integrales reducen el riesgo de padecer cáncer. Respecto a este punto hay un consenso general entre la comunidad científica. Sobre el efecto de las grasas y alimentos relacionados éstas son algunas conclusiones a las que se ha llegado.

Cáncer de colon:
>Las grasas totales no guardan, probablemente, ninguna relación
>Las grasas saturadas pueden aumentar el riesgo
>El aceite de oliva y los aceites de pescado pueden reducir el riesgo
>Existe controversia acerca de la validez de la asociación de las carnes rojas a un mayor riesgo

Cáncer de mama:
>La ingesta total de grasas en el rango de 20-40% de energía no guardan relación alguna
>El aceite de oliva y las grasas monoinsaturadas pueden reducir el riesgo.

Cáncer de próstata
>Existen ciertas evidencias de una asociación entre la ingesta de grasas saturadas y el riesgo de cáncer de próstata


-----Diabetes
Las dietas ricas en carbohidratos que se basan en los cereales mínimamente procesados, las frutas y las verduras que también tienen un elevado contenido en fibra, asi como la utilización de aceites vegetales monoinsaturados (aceite de oliva) pueden emplearse para mejorar los niveles de colesterol en sangre, la glucosa y el perfil lípidico de los diabéticos. Tan importante como la dieta es que controlen el peso, aumenten la actividad física y reduzcan el comportamiento sedentario.

Un alto consumo de verduras y aceite de oliva previene la artritis reumatoide.
La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria en la que influyen factores como la herencia, las hormonas y la alimentación. La Dra Athena Linos de la facultad de Medicina de la Universidad de Atenas ha realizado un estudio comparando los hábitos de 145 pacientes con artirtis reumatoide y de un grupo de control formado por 188 personas que no padecían esta enfermedad. Todos los participantes residían en el sur de Grecia. Los pacientes fueron clasificados en cuatro categorías según el consumo elevado o bajo de aceite de oliva y verduras. Los resultados fueron los siguientes :

· El grupo cuyo consumo de aceite de oliva era más elevado (con una ingesta aproximada de 43 gramos diarios presentaba un riesgo 2,5 veces menor de desarrollar artritis reumatoide que el grupo de ingesta de aceite más reducida.
· El grupo cuyo consumo de verduras cocinadas era más elevado (2,9 raciones al día) presentaba un riesgo 4 veces menor que el grupo de consumo más reducido (0,85 raciones al día) de desarrollar esta enfermedad

Vistas: 28

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HONGOMANIA para agregar comentarios!

Únete a HONGOMANIA

Traducir HONGOMANIA

Insignia

Cargando…

© 2022   Creada por rafael diaz.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio